Historia

El Molino “Taller del Agua” debe su nombre a la existencia de un antiguo molino harinero que data del siglo XVI y que aún hoy día se conserva, transformándose en la década de los cincuenta en Piscifactoría para la producción de truchas.

 

 

A partir del año 1978 este enclave se comienza a reconvertir en Centro de Educación Ambiental sobre los Ecosistemas de Agua Dulce, Escuela de Pesca a mosca sin muerte, I+D en Acuicultura y Club de Ocio y Naturaleza, que actualmente conforman el Programa Integral del Taller del Agua.

 

 

 

De esta manera, El Molino “Taller del Agua” mantiene su compromiso con el medio ambiente contribuyendo a la conservación de los ecosistemas dulceacuícolas, mediante la educación, la sensibilización y familiarización con el mundo del agua, siendo este su proyecto de vida.